Home  
  About Hyperhidrosis  
  About Dr Edelman (CV)  
  Other Procedures  
  Testimonials  
  Contact Information  
  Recommended Links  
  En Espanol  
     


   
  ETSsurgeon@sweatstop.com  

 

 

Acerca de la hiperhidrosis
 

INTRODUCCIÓN:
El sudor constituye el método natural del cuerpo de enfriarse durante períodos activos de exposición a condiciones de calor. Por lo general, un aumento de actividad del sistema nervioso simpático, un sistema de nervios sobre el cual no ejercemos ningún control, es el que causa la severa sudoración de manos, axilas y cara y la rápida ruborización facial incontrolable con sensación de vergüenza. Tales manifestaciones excesivas de sudoración y/o rubor no son importantes para la normal regulación y control de la temperatura corporal. Dichas condiciones se pueden curar al dividir o bloquear los nervios que regulan la sudoración de manos, axilas y cara, además de la ruborización facial. La cura quirúrgica de esta afección se conoce con el nombre de Simpatectomía Transtorácica Endoscópica [ETS por sus siglas en inglés]. Un cirujano experimentado ubicará la región especializada del sistema nervioso en el interior de la cavidad torácica. Mediante el uso de una diminuta cámara e instrumentos en miniatura, se cortan o se bloquean los nervios que inervan las glándulas sudoríparas, y se impide de esta manera la sudoración o la ruborización excesiva. La sudoración excesiva que afecta la totalidad del organismo o el rubor constante del rostro no se adecua al tratamiento quirúrgico.

Debiera considerar el TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO antes de tomar la decisión de someterse a una cirugía, ya que el procedimiento de ETS es irreversible. Entre las alternativas no quirúrgicas para la sudoración excesiva se incluyen:


• Astringentes tópicos (Drysol, Maxim - www.coradhealthcare.com) que reducen el tamaño de las glándulas sudoríparas
• Inyecciones de Botox (toxina botulínica A) al área afectada de la piel
• Biorretroalimentación
• Acupunctura
• Medicación anticolinérgica como por ejemplo glicopirrolato u homociamina pueden reducir la sudoración pero también ocasionar sequedad en todo el organismo
• Medicaciones tales como los betabloqueantes y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden reducir el rubor facial
• Bloqueos del ganglio estrellado producen resultados pasajeros
• Iontoforesis (baños con agua salada mediante los cuales se aplica corriente eléctrica a la zona afectada); véase www.Drionic.com

La decisión de someterse a cirugía depende del grado de angustia que padece el paciente, no de la cantidad de sudoración y de ruborización que ocurren. Deben sopesarse los efectos que se espera que se logren mediante el procedimiento en comparación con los riesgos, las complicaciones y los efectos secundarios. La cirugía torácica anterior y la obesidad reducirán la posibilidad de una operación exitosa e incrementaran el riesgo de padecer complicaciones.

TÉCNICA QUIRÚRGICA:
Para efectuar la ETS se le duerme por completo mediante anestesia general endotraqueal. El cirujano accede a la cavidad torácica a través de una incisión de unos 6 mm ubicado debajo de la axila. Se bombea una pequeña cantidad de dióxido de carbono (CO2), que es inocuo, a la cavidad torácica a fin de desplazar el pulmón. Esto permite que el cirujano vea la cadena simpática que recorre el lado de la columna vertebral o espina dorsal. El cirujano cortará o bloqueará el nervio responsable de la sudoración de la axila, la cara o la mano o del rubor facial. Al finalizar la cirugía se extrae todo el dióxido de carbono, se libera el pulmón y se cierra la incisión en la piel con una sutura absorbible que no hace falta quitar. El procedimiento se repite del otro lado. La operación se realiza en unos treinta minutos y, al despertar, el paciente sólo siente una molestia mínima. Se le efectúa una radiografía de tórax de rutina a fin de verificar que los pulmones se hayan inflado completamente después de la operación y antes de que usted se vaya del hospital.


QUÉ ES DE ESPERARSE DESPUÉS DE LA CIRUGÍA:
La mayoría de las personas regresan al hotel la tarde misma de la cirugía. Usted se sentirá un tanto cansado, y es posible que tenga un ligero dolor en el pecho y en la parte superior de la espalda a la altura de los omóplatos. Casi todos los pacientes reanudan su trabajo o una actividad ligera a las cuarenta y ocho horas y vuelven a los deportes activos o a la actividad vigorosa a los siete días. Es posible que se sienta un persistente dolor, entre leve y moderado, en el pecho o en la parte superior de la espalda durante las primeras semanas. Algunos pacientes sentirán un dolor prolongado o un entumecimiento del brazo, pero ninguno padece de parálisis permanente ni de pérdidas sensoriales en las manos. Como no hay necesidad de quitar puntos, la cicatriz es muy pequeña y se asemeja a un lunar.
El efecto de la operación se hace evidente de inmediato. Al despertar de la anestesia las manos están cálidas y secas. El estrés no inducirá el mismo rubor facial embarazoso. Durante las primeras semanas o meses después de la cirugía los pacientes perciben una sensación de hormigueo que se parece mucho a la que antecede al sudor y a la ruborización, pero no aparece sudor ni rubor. Ningún procedimiento quirúrgico logra un éxito del 100%, pero en el seguimiento a largo plazo se ha visto un alivio de más del 98% del sudor de las manos, del 95% del sudor facial, del 85% de la ruborización y del 70% del sudor axilar.

EFECTOS SECUNDARIOS Y COMPLICACIONES
Si bien hay cierto grado de riesgo que se asocia a todo procedimiento quirúrgico, la ETS es un procedimiento seguro con efectos secundarios mínimos. Son muy pocas las complicaciones que han ocurrido.

• SUDOR COMPENSATORIO: Éste es el efecto secundario más común y ocurre en TODOS los pacientes. La mejor forma de describirlo es que se trata de un sudor periódico que ocurre alrededor de la región abdominal inferior, en la espalda o en la ingle. Es leve y lo toleran casi todos los pacientes. En algunos pacientes, particularmente durante el tiempo de ejercicio o de estrés, resulta molesto. Por lo general mejora con el tiempo, pero no siempre. En el uno al dos por ciento de los pacientes ocurre un sudor compensatorio severo, el cual constituye la razón por la que con más frecuencia lamentan haberse hecho la operación, los que se la hicieron.
• Sudor gustativo: ocurre en la región de la cabeza y el cuello, el cual es inducido por ciertos olores y gustos. Una nariz que gotea puede ser el efecto secundario que se note. Pocos opinan que este problema sea importante.
• Síndrome de Horner: se caracteriza por la caída del párpado, la contracción de la pupila y el enrojecimiento del ojo del lado afectado de la cara. Ocurre en menos del uno por ciento de los pacientes y en la mitad de éstos se corrige solo. NO afecta la vista. En los casos poco frecuentes de síndrome de Horner permanente, el párpado caído se puede corregir mediante cirugía plástica.
• La Neuralgia posimpática: es un dolor posquirúrgico en el hombro o en la parte superior del brazo que persiste durante unas semanas después de la cirugía. Afortunadamente, los síntomas se resuelven en un período de tres a seis semanas en casi todos los pacientes.
• Síntomas recurrentes: pueden volver a aparecer tan pronto como tres meses después, aun en el caso de una operación excelente. Lo más frecuente es que se deba a regeneración de los nervios.
• Manos secas: en especial durante los primeros meses, se pueden tratar con cremas humectantes.
• En raras ocasiones se ha informado de un aumento de sensibilidad al frío en manos y pies.
• Reducción del diez por ciento en el ritmo cardíaco: y en realidad son pocos los pacientes que perciben problemas en el desempeño físico.
• Migrañas y temblor de las manos: se mejoran en muchos pacientes.
A continuación se enumeran consecuencias quirúrgicas que ocurren en menos del uno por ciento de los pacientes. Estas complicaciones generales no son comunes, pero se pueden tratar o corregir.
• Es posible que tenga una reacción adversa a la anestesia.
• Puede haber sangrado en la zona de la cirugía. Por lo general no hace falta una transfusión de sangre.
• Pérdidas de aire del pulmón que conducen a que dicho pulmón se colapse y no vuelva a expandirse tras la cirugía.
• Una infección en la herida en el lugar de la operación.
• Infección del pulmón, pus en la cavidad torácica o neumonía.
• Coágulos de sangre que se forman en las piernas y se trasladan a los pulmones, lo cual recibe el nombre de embolia pulmonar.
• Tubos torácicos: Es posible que después de la cirugía sea necesario insertar tubos en la cavidad torácica a fin de permitir que salga el aire o la sangre atrapada que se ha acumulado.
• Apertura de cavidad torácica a fin de reparar cualquier lesión o complicación.

Su cirujano hará el máximo esfuerzo para asegurarse de que su cirugía sea segura y exitosa. Si tiene preguntas, inquietudes o confusión en cuanto a la operación y los riesgos que deriven de la misma, deberá planteárselas a su cirujano o a alguien del consultorio de cirugía.

replique montre rolex pas cher beats pas cher beats by dre pas cher sac louis vuitton pas cher sac lv pas cher louis vuitton pas cher sac a main louis vuitton pas cher louis vuitton soldes sac louis vuitton soldes sac louis vuitton pas cher femme louis vuitton pas cher femme